http://11febrero2012.blogspot.com/ncr

Depende de quien lo nombre, suele darle uno distinto: “The Hum”, “El Zumbido”, “El murmullo”, “El murmullo de la Tierra”, El susurro”…. Los nombres son diversos, pero el fenómeno, el mismo: un extraño y misterioso ruido, de origen indeterminado, que se escucha en toda una zona por un rato, y hasta parece ser más fuerte afuera de la casa que adentro. Es algo muy curioso: hace sólo dos o tres años, los que decían “oírlo”, eran tratados casi de locos, como los que dicen ver “enanitos verdes”. Pero de un año a esta parte, todo cambió: Ya no sólo se ha reconocido oficialmente “su existencia”, sino que los gobiernos más poderosos del planeta, han destinado equipos de expertos para investigarlo, e invertido dinero en ello que no se invirtió en 65 años para estudiar el “fenómeno OVNI”. El OVNI, sigue en “no sabemos con certeza…”, de “El zumbido”, los que dudan de su existencia, son porque no leen las últimas noticias!. La última de todas?. Hace menos de un mes, lo escucharon los astronautas en la EEI (O ISS, depende de donde vivas!)!. El “Murmullo de la Tierra” lo escucharon 3 personas orbitando el planeta a 500 km de altura durante un par de minutos!. Y hay miles de grabaciones echas por miles de personas a lo ancho de gran parte del mundo! (No digamos de “todo”, porque hay zonas donde no se lo escucha) Ya hay muchos grupos de geólogos estudiándolo, y pertenecientes a importantes y reconocidas instrucciones, no tipo “locos sueltos” como se los consideraba hace dos años.

¿Porqué los gobiernos del mundo le dieron importancia tan rápidamente?

Sobre eso, ni me atrevo a especular. La primera conclusión de los geólogos, tras hacer un mapa de las zonas donde más frecuente o intensamente se lo ha escuchado, es que coincide ese mapa bastante bien con los mapas de zonas de actividad sísmica o volcánica. Sobre el famoso “Cinturón de Fuego” del Pacífico, es la zona donde más y mejor se lo escucha. En Argentina, se lo escucha sobre las provincias cordilleranas, pero en las “zonas de llanura”, no. Lo mismo que no se lo escucha en las llanuras de Brasil. Y si se lo escucha en zonas montañosas, sismicas o volcánicas de Europa, Asia, y el resto del mundo. Eso nos indica algo de por sí: su origen está relacionado con el interior de la Tierra, no es un fenómeno, digamos “de superficie”. Muchos preguntan, porqué antes no se lo escuchaba y ahora si?. Bueno, para esto, si no respuestas, tengo al menos dos posibilidades:

-La cantidad de habitantes del mundo se duplicó en las últimas décadas, y con ello, se ocuparon zonas que antes no lo estaban: en esas zonas, quizás siempre se escuchó, solamente que no había gente para oirla, o había muy poca y no le daba mayor importancia

-La otra, que algo cambió o “está cambiando”: y eso hay algo justamente de cierto: estamos iniciando uno de los periódicos cambios de polaridad magnética de nuestro planeta. Este es un fenómeno que si bien es cíclico, no ha sido regular a lo largo de la historia del mundo: el promedio es de una vez cada 11.000 años, pero a veces ha ocurrido cada 5000 y otras a los 50.000, pero ha ocurrido y está comprobado miles de veces.

¿Como lo han comprobado? Créeme, no puedo escribir 5 libros para terminar un solo artículo!. Volviendo al cambio de polaridad magnética terrestre: estamos cerca de uno: el campo magnético terrestre se midió con regularidad durante al menos el último siglo, y está en permanente disminución.

¿Cuando ocurrirá?. No lo sabemos, porque ya dijimos: es irregular por un lado, y por otro seria la primera vez (y esperemos que no la última!), que tenemos tecnología como para detectarlo. Otra cosa comprobada, es el terrible aumento de actividad sísmica en el último año o año y medio: la cantidad promedio de terremotos y erupciones volcánicas, se multiplicó no menos de por cinco veces del promedio histórico de los últimos dos mil años!. Quizás es esa una de las causas que decidió a los gobiernos a financiar la investigación del “Murmullo”. Como dice el dicho, “No hay mal que por bien no venga”: Y todos esos terremotos del último año, sirvieron para que los geólogos aprendiesen más del interior de la tierra en el último año, que en los dos siglos anteriores!. Ahora sabemos que: -El Núcleo de la tierra, es una esfera de hierro sólido, de un tamaño similar a la Luna, y una temperatura similar a la de la superficie del Sol.

¿Suena terrible, no?. Porqué está sólido?. Porque está rodeado de una segunda capa de hierro-níquel fundido, en equilibrio de liquido-vapor, como una caldera, que comprime al núcleo interior tanto que lo obliga a mantenerse sólido. Y por otro lado, también trata de escapar “hacia afuera”: hacia la superficie terrestre, pero la gravedad que lo atrae de la inmensa bola central, logra mantener el equilibrio. Sería tonto recalcar lo delicado que ha de ser ese equilibrio, no?. Por un lado, la gravedad tratando de hundirlo, y por otro la presión de un metal pesado a punto de evaporarse tratando de hacer saltar en pedazos a nuestra débil corteza, que creemos “la base inamovible” de nuestra vida! Ahora, lo más extraordinario que se descubrió: El núcleo sólido interno, gira mucho más rápidamente que el líquido externo, y en sentido opuesto!. La causa de ésto?. Precisamente el campo magnético, es lo que hace girar al núcleo!. El interior de nuestro planeta, es un gigantesco y colosal motor de corriente continua!. Bueno, con todo eso, tenemos grandes razones para explicar ese “Murmullo”, pero nos queda algo extraordinario: el sonido, como sabemos, se propaga a través de medios sólidos. Como puede haber llegado a hacer “vibrar” a la EEI?- Acá entramos ya en el terreno de la especulación, y te aseguro que no es “locura mía”, sino que la piensan unos cuantos físicos teóricos de renombre: Desde hace un par de décadas, se reconoció un extrañisimo fenómeno: dos electrones o dos fotones generados simultáneamente, y disparados en direcciones opuestas parecen estar “comunicados” y a una velocidad fantástica, muy superior a la de la luz. Hoy en dia, pese a no saber el como ni el porqué, sabemos que es real, y ese efecto se llama “Acoplamiento de spin”. De vuelta, no puedo ponerme a explicar todo esto, porque nos llevaría libros!.

Ese “acoplamiento de spin”, estaria relacionado con la esquiva “Quinta fuerza”: normalmente conocemos cuatro: Electromagnética, Gravitatoria, Fuerte y Débil. En realidad, la más débil de todas, es la gravitatoria. La quinta, entra un poco en el terreno de la especulación: se han medido resultados donde sin lugar a dudas, hay “otra fuerza” que alteró la posición de partículas: sería la “Quinta”, pero es tan pero tan débil, del orden de unas mil veces más débil que la débil gravitatoria, que es imposible medirla: como ejemplo, hasta el día de hoy, los “gravitómetros” no han logrado resultados concluyentes al tratar de medir las “ondas gravitatorias”, así que, como podríamos esperar que puedan medir eficazmente algo mil veces más débil?. Y otra vez tendrás que creerme: La teoría nos dice que la fuerza gravitatoria y la electromagnética, disminuyen con el cuadrado de la distancia, la débil y la fuerte, con el cubo de la distancia, por eso no tienen alcance más allá de los radios atómicos, pero la quinta, pese a su pequeñez, sería constante: no disminuiría con la distancia, o a lo sumo lo haría linealmente.

¿Cómo relacionamos esto con “El zumbido”?. La corteza terrestre, se originó en el interior del planeta, justamente en ese “núcleo líquido”, y a través de las erupciones volcánicas, salió a la superficie, se enfrió, solidificó y formó el suelo bajo nuestros pies. Pero… muchas de las partículas subatómicas que forman los elementos de nuestra superficie,(asi como los de la EEI!), se formaron “juntos” en el centro de la tierra, y luego se separaron: así que bien muchas de esas partículas podrían tener “acoplamiento de spìn” entre ellas: una de la superficie, con una gemela del núcleo, y si están relacionadas por medio de esa “quinta fuerza”, lo que le ocurra a una, se transmite a la otra (como la famosa historia de los gemelos, que le pegan a uno y grita el otro!), y entonces esos cambios que están ocurriendo dentro del núcleo, se reflejan en la superficie, y provocarian “El zumbido”. Hasta acá es todo, pero te dejo algo más para seguir pensando (y tal vez par sacarle el sueño a más de uno!): Si están “comunicadas” partículas del núcleo con la superficie, podrían estar otras: Sabemos que la materia que originó nuestro planeta, es producto de el estallido de una supernova hace no menos de 6000 millones de años, que disparó materia en todas direcciones: Entonces, tal vez unos electrones de este teclado, estén “comunicados” con otros electrones que están en un planeta o estrella a cientos de años luz de aqui, y se “entienden entre ellos” a velocidades ultra-super-lumínicas. Eso nos deja para pensar dos cosas:

La primera: debemos ser cuidadosos ( y espero que alguien en un lugar muy lejano, también), porque cualquier cosa drástica que afecte a esas partículas y viceversa, podrá afectar a otra en algún lugar del universo.

Y la segunda: ¿no podría ser una forma de comunicación no limitada por la velocidad de la luz? Hasta mañana, y duerme si eres capaz!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entre la ciencia y la epeculación científica, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s